20 abril 2008

FRENESÍ



Quiero atravesar tu garganta
con mil besos que te dejen sin respiro
pero lleno de consuelos.

Quiero subirte en mi mundo
y que lo mío sea tuyo
y lo tuyo sea mío.

Quiero donar a la ciencia
mis gritos de espanto
cuando de mí te alejas.

Quiero ser la flor en el manzano
el polen que lleva esa abeja
y depositar en tu alma
retazos de risas frescas
mañanas de agosto
y el sol en sus puestas.

Quiero despertarte a la vida
compartiendo con tu mirada
misterios que tú solo sepas
atardeces gloriosos
cuchicheos de rocío
el calor de mis abrazos
la tibieza del estío.

1 comentario:

*Sechat* dijo...

A veces cuando cierro mis ojos al mundo y abro mis "otros ojos" de los sentidos, siento cosas que fluyen por mi cuerpo y mi corazón impregnándome de una especie de vitalidad y calma imposibles y simultáneas. Y a veces... sólo a veces, consigo resultados como éste.