20 abril 2008

SABOR A MUERTE

Desterrada está mi alma
en el Jardín olvidado
y de manos del mundo
mi propia fosa cavo.

Las calles del pueblo
atesoro en mi memoria
como si fueran vestigios
de un solar abandonado.
Testimonian las pisadas...
pisadas sobre tu asfalto.

Mi alma en llamas...
enciende el recuerdo
y trae en su desgarro:
risas de serrín
tu pelo pajizo (hoy cano)
bocas sangrientas de amor
que hostigan su voz somnolienta
a través de la sonrisa enlutada
que mi destierro dibuja...
sobre la tierra muerta.

No hay comentarios: