13 julio 2008

Soy una devoralibros


He terminado hoy La Catedral del mar y casi de inmediato me he puesto a leer El niño con el pijama de rayas, con tan mala suerte que no he podido parar de leerlo hasta que el desenlace me ha dejado un poso de tristeza traducido en lágrimas. Maravillosa lectura que os recomiendo. Fácil y sencillo, pero de esos libros que te hacen vibrar.

2 comentarios:

Sechat dijo...

Menos mal que aunque comienzo dentro de cuatro días las vacaciones, ya tengo un libro que leeré en verano. No concibo la idea de estar alejada de la lectura más de una semana. Me queda el consuelo de que el título en cuestión "La dama azul" es algo más grueso que "El niño con el pijama de rayas", porque a ver qué hago yo si me lo ventilo como ése también en un día...

Ananda Nilayan dijo...

Me lo regalaron en febrero y me cautivó, como a todos.Ayer en la playa vi a una mujer devorándolo y emocionada. Me dejó pensando en lo frágiles que somos, en cómo todo puede cambiar en cuestión de segundos. Me encantó como está escrito, desde la mirada de un niño. ¿No te parece que Boyne debe tener a su niño interior intacto?