28 septiembre 2008

PIEDRAS EN EL ESTANQUE

Estaba enfadado (enfadado y aburrido que es la peor combinación posible). Por eso estaba allí bajo la ventisca, indiferente a la hojarasca que revoloteaba inquieta a su alrededor. De vez en cuando se agachaba y cogía una de las piedrecillas que se aferraban a la tierra húmeda, y la lanzaba con rabia contra la cristalina agua del estanque. La superficie de éste respondía con un leve salpicar. Pronto el viento se hizo tan fuerte que no se podía ver qué había a cinco pasos. Se asustó y presa del miedo y del frío tiritó. Se hacía tarde y debía regresar a casa. El viento soplaba con fuerza y se sintió desvalido. Gritó hasta quedar sin aliento, sin saber hacia dónde ir. Horas más tarde su hermano mayor, ése con quien había discutido, le encontró y embargado por la emoción le cogió en brazos diciéndole un sentido: “lo siento”.

4 comentarios:

Rafael dijo...

Creo que lo has cuadrado, Sechat. Con las justas palabras has conseguido que sienta en mis propias carnes el gradiente de sentimientos del personaje infantil: enfado, rabia, miedo, desorientación... y sobre todo, el más terrible de los sentimientos..., el de tener la esperanza perdida de reencontrarse con los suyos. El final, magnífico, con ese sentido "lo siento".

*Sechat* dijo...

Era para un concurso, pedían un máximo de veinticinco líneas incluido el título, pero no me convenció y en su lugar envié otro. La idea te la robé a tí,a raíz de lo que leí sobre lo de Picasso. Me cautivó desde el momento y supe que hay había una historia. Siento no habértelo revelado antes. Debería al menos, haberte pedido permiso. Lo sé y lo siento de veras. Sé que no te servirá de consuelo, pero si no sale premiado (había que enviar tres microrrelatos a la convocatoria) prometo publicarlo aquí y dedicártelo. Tú eres el verdadero instigador de la idea y por tanto el mérito de la historia es enteramente tuyo.

Rafael dijo...

Lo siento, Sechat. Después de enrrollarme con el comentario para decirte que me ha encantado ser tu inspiración..., va y se pierde en el el ciberespacio. Resumiendo, que adelante con la historia y que espero no verla publicada aquí. Señal de que ha sido premiada y que te lo mereces. ¡Mucha mierda¡

L.V. dijo...

y seguro que después los dos se sentían tan lenos de vergüenza que una vez ocultaron sus emociones y sus palabras.

conozco bien esa historia.



********************
me has hecho recordar sensaciones.
q curioso, verdad?
si es que eso es el arte...

poco a poco iré viendo más textos tuyos, que comparto afición en eso de escribir contigo.
llegué aquí de casualidad, porque me dejaste un comentario y mira, me he llevado una agradable sorpresa.

aunque con tantos blogs... (bueno, en eso no puedo decir nada, je)


como te decía, me gusta escribir textos, a veces los uso para canciones, otras simplemente para desahogar...
a veces dejo cosas en mi blog principal,
pero ultimamente los dejo aquí http://mividacomolaquisecontar.blogspot.com/
así que si te animas a echar un vistazo, ya me contarás.

saludos!