28 septiembre 2008

POEMA SIN NOMBRE

No quiero la quietud...
ni el silencio,
sólo anhelo tus abrazos,
tu mirada posada en la mía
tu sonrisa de color de luna
blanqueando tu rostro en la calma.
Anhelo poder ser tu agua...
el vaso que tú besas,
la brisa que te roza
y el pan sobre tu mesa.

5 comentarios:

*Sechat* dijo...

Sé que no es nada del otro mundo, pero necesitaba intentarlo. Hacer un ensayo y retomar mis maravillosos versos que antes me salían a diario (a pares y no exagero) y que desde hace algo más de dos años se niegan a despegar de mi cabeza, mis dedos y mis sentimientos.

Es más un reto personal que un intento por acoger una crítica más o menos favorable, por parte de quien decida pasarse por aquí a leerlo. No obstante, un saludo y un abrazo a quien decida hacerlo.

Lobadiz dijo...

Tan solo cuatro versos, cuanto pueden decir. y Luego dicen que una imagen dice más que mil palabras. De eso nada! Un poema dice más que una imagen a que si?
Hay temporadas para todo. Yo llevo bastante sin escribir versos tambien, tengo que pensarlos , no me salen así sin más. Hay que esperar la inspiración verdad?

Saludos

Rafael dijo...

Por un momento me has parecido ser la persona por la que no dejo de suspirar desde que la conocí. Pero..., no puedes ser Mlk. ¿o sí?

Puedes quitar la interrogación del título. Es uno de los poemas más bellos y sentido que he leido.

Enhorabuena, consonante favorita.

*Sechat* dijo...

He cambiado el título del poema tal y como me sugieres Rafael. Por cierto, no me convencen ninguno de ambos poemas, pero ya digo que son más un intento, una especie de entrenamiento que otra cosa. Gracias por estar ahí siempre al otro lado. Mis iniciales Rafael son: RGL, como ves no coinciden con quien buscas.

Rafael dijo...

Trata de plasmar siempre tus sentimiento; entonces, las palabras se ordenarán solas.

Gracias por la aclaración, Sechat. No la busco, la tengo encontrada. Pero es camaleónica y esquiva. Con ella, no soy muy afortunado en mis comentarios. Con ella, la palabra más bonita es siempre la que dejo de escribir. Lo cierto es que la quiero con toda mi alma y ella lo sabe.