18 enero 2009

NUEVA SECCIÓN. INICIADA CON NACHOB.



En este nuevo apartado que hoy comienzo, prometo haceros conocer a gente interesante que escudada en el anonimato que da internet escribe tan bien o mejor que los más famosos escritores. Sin duda, con el tiempo muchos de vosotros apareceréis en esta sección. No obstante, no tengo una idea preconcevida de si escribiré un post en ella cada semana, cada mes o con qué frecuencia. Tampoco sé si en cada post daré protagonismo a un sólo autor o a varios simultáneamente. En todo caso, mi intención es la mejor: dar a conocer al mundo, la valía de gente a la que le apasiona la escritura.


La idea surgió hace unos días, en el duermevela de una noche de insomnio. Creo que ya mencioné el libro "Un año de palabras"... pues bien, aunque cuando hablé de él aún no había llegado a mis manos, mi intuición me decía que era un libro de esos especiales que te atrapan desde el primer momento. La verdad es que esa primera impresión no me falló en absoluto. Mantengo por lo que parece, intacto ese sexto sentido que me hace adivinar cuándo un libro va a cumplir mis expectativas o cuándo no, antes incluso de hojearlo o de leerlo.


Podría contaros mil maravillas de él, pero empezaré por deciros que su autor es un chico joven: Ignacio Becerril (firma como Nachob) y que se dio a conocer en la web de Ocio Joven. Quizá eso es lo que más me seduce: descubrir que alguien que es un perfecto desconocido a vista de los ojos de las grandes editoriales y de los críticos, sea capaz de escribir sobre cualquier género y hacerlo con esa claridad y ese ritmo del que dota a todos sus relatos. Si algo caracteriza a todas sus historias es lo cuidado de los personajes, el acierto en los diálogos con frases que serían dignas de enmarcar como célebres, y por supuesto el giro inesperado y sorprendente en el desenlace de todas y cada una de ellas. Una vez que has leído varias historias de su puño y letra, comprendes que la trama dará un giro justo al final y que trastocará todo tu esquema preconcevido, pero ahí quizá radica el éxito de todas ellas. Sabes que te va a sorprender, pero por más que te prepares, siempre acaba engañando a tu intelecto y te deja mejor sabor de boca de lo que ya te había dejando el nudo.


Según sé ha sido padre recientemente y supongo que ese nuevo rol y la rutina diaria de trabajo, han hecho que esté menos activo que antes en la página de Ocio Joven , pero descuidad que él desde las sombras de ese pequeño ciber-espacio os observa y conoce vuestra evolución.


No he terminado el libro todavía, pero ya estoy haciéndole nuevos encargos con la intención de regalarlo a familiares y amigos y que puedan disfrutar de lo que considero toda una joya, por más que por desgracia, no vaya a estar entre los best-sellers de las librerías. Os lo recomiendo de veras. Si queréis adquirirlo o simplemente os pica la curiosidad os dejo aquí el enlace con su blog, para que juzguéis vosotros mismos. También tenéis en la columna lateral de este blog que ahora estáis leyendo, la imagen de la portada de su libro y el enlace directo con su bitácora. Como se suele decir: "Pasen y vean".

4 comentarios:

*Sechat* dijo...

Nachob: como ves, he cumplido mi promesa. Gracias a tu arte con las letras has hecho posible esta nueva sección. Gracias de verdad.

Carlos dijo...

Problemas que surgen me han tenido alejado unos días del mundo de los blogs pero no pensé que se me pasara por alto tu nuevo blog!
Te/os felicito por la iniciativa y el resultado, que con tiempo lo iré recorriendo.
Gracias por compartirlo Sechat, y esa labor difusora e informativa que llevas a cabo.
Un abrazo!

*El relato del rayo surgió tal cual lo vi entrar por mi ventana :) lo malo es que lo dejé ahí por no saber continuarlo.

*Sechat* dijo...

¿Nuevo blog? Ninive estás pelín despistadillo (ji,ji) ;) éste es tan antiguo como el de Cazadores de palabras. Lo nuevo es la sección que inaugura Nachob. Da por hecho que aparecerás prontito en ella también. Un abrazo.

Vanity dijo...

cuanto colorido y cosas bonitas. no Sé si es real o todavía son los efectos del ácido que tomé el sábado noche.

saludos