23 abril 2009

UNA HISTORIA DE ALMAS GENEROSAS

Hay historias que conmueven la más dura de las almas. Como la del matrimonio de ancianos que perdió su casa en un incendio en un municipio llamado Torrent.

Han pasado ocho meses desde aquel fatídico día y gracias a Vicente, presidente de la Asoc. de vecinos de la zona y al Ayuntamiento, el sorteo cuyas papeletas costaban 1€ (dinero que se recababa íntegramente, para poder costear las obras de reforma de la vivienda) fue un éxito y ha concedido el mejor de los premios a un matrimonio, que creyó perder todo el pasado 2 de agosto.

De momento tan sólo Vicenta ha podido regresar al domicilio y comprobar por sí misma, que "la casa está mejor que nueva" tal y como repite una y mil veces agradecida. Si su esposo no ha vuelto no es por falta de ganas, sino porque ahora se ve impedido para acceder al piso, dado que no disponen de ascensor y las escaleras le dificultan el acceso.

Seguro que de todos modos, en cuanto tenga su pierna ortopéidica y vea el resultado de la generosidad de sus vecinos, olvidará cuando ese día de agosto fue sacado por la fachada por los bomberos.

Una historia de la cada vez más escasa generosidad humana. Un valor que se está perdiendo y que sería una lástima que se desterrara.

2 comentarios:

Ananda Nilayan dijo...

Reconfortan noticias como estas. Me alegra mucho saber que hay personas, verdaderos seres humanos, que se preocupan por los demás y no han dejado que el egoísmo les corroa el alma. Saludos.

*Sechat* dijo...

Saludos a tí Ananda. Es cierto: noticias como ésta hacen que uno crea en el ser humano. Un abrazo.