18 julio 2009

Los novios

Anudaba su corbata frente al espejo. Recién afeitado y con aquel traje, estaba arrebatador. Salió a la calle.

La novia aguardaba ya en el coche. No hubo palabras durante el trayecto. El silencio pesaba sobre sus almas.

Los dos hombres, trajeados igual, llevaron a la muchacha en volandas hasta la iglesia. El novio esperaba ya junto al altar.

En lugar de marcha nupcial, sonaba el Réquiem de Mozart. Lo que el cura no pudo unir en vida, lo uniría en la muerte... Estaban hermosos, cada cual en su féretro, y rodeados de flores, familia y amigos.




Si te gusta lo que lees aquí, disfrútalo por favor desde el blog pero no lo copies. Si lo hicieras dañarías mi propiedad intelectual. Gracias.

4 comentarios:

*Sechat* dijo...

Este es el microrrelato con el que he participado en el concurso de microcuentos organizado por www.estebandublin.blogspot.com Obviamente no he ganado, el nivel era altísimo y hay auténticas joyas. No dejéis de pasaros por ese blog, porque de verdad que merece la pena dedicarle tiempo a su lectura.

no comments dijo...

Irónico relato, el amor para siempre, en la vida y en la muerte...

Un saludo indio

Anónimo dijo...

Sechaaaatttt los pelos de punta, pero qué tétrico. Me gusta, pero una boda tiene que ser algo más alegre.
Besos desde Fuenla

*Sechat* dijo...

Gracias No Comments, me alegra ver caras nuevas por aquí de vez en cuando. Un abrazo.