09 agosto 2009

HELENA

Esta historia surgió para la segunda convocatoria del reto de microrrelatos del Foro de Nuncajamás del que soy fundadora. Se nos exigía en un máximo de 150 palabras contar una historia en la que apareciesen una botella y un mensaje en su interior.


Se veía más cambiada de lo que quería admitir; atrás quedaban no sólo su obesidad, sino una vida con la que no se sentía satisfecha. La “H” inicial en su nombre era sólo la punta del iceberg que marcaba esa frontera.


Se acercó al estanque y removió una pequeña losa; sus manos se mancharon de barro y verdín. La botella seguía intacta: en el interior una nota con una inmensa “H” destacaba en todas las palabras que la contenían: “Ya no volveré a ser Elena a secas... Yo, Helena, voy a reescribir mi Historia.” Recolocó todo en su sitio y arrojó unas últimas migas de pan, para despedirse del pasado. Alguien la piropeó desde el otro lado del parque.


Si te gusta lo que lees aquí, disfrútalo por favor desde el blog pero no lo copies. Si lo hicieras dañarías mi propiedad intelectual. Gracias.

No hay comentarios: