22 agosto 2009

JACKIE EL PEQUEÑO DESTRIPADOR

Esta historia en realidad se publicará cuando yo ya esté de vacaciones, como alguna más. Quería, como ya he señalado en otras ocasiones, que esto no quedase desatendido. La fecha en que la posteé, fue el 12 de agosto.


El escalpelo no tiembla en su mano. Con gran destreza secciona el cuerpo en dos y comienza a hurgar sin asomo de vergüenza en el interior, hasta encontrar lo que busca. Bajo el serrín aparecen sus ahorros y una vieja piruleta que aún conserva su envoltorio. Jack sonríe pletórico. Mañana podrá comprarse por fin su anhelado coche de bomberos.




Si te gusta lo que lees aquí, disfrútalo por favor desde el blog, pero no lo copies. Puedes leer más escritos míos en mi otra bitácora: www.mimundomiburbuja.blogspot.com Respeta mi propiedad intelectual. Gracias.

3 comentarios:

*Sechat* dijo...

Este micro surgió de improviso a punto de irme a acostar y con los nervios a flor de piel, por el viaje que me esperaba al día siguiente y que abría mis vacaciones. Espero mejorar la técnica de los microrrelatos poco a poco.

Carlos dijo...

El microrrelato nace así, de improviso, inesperadamente y su forma de escribirlo es con prisas para que la fugacidad de la idea pueda atraparse intacta.

Ya eres una gran microrrelatista!

Aquí las palabras se detienen para ser leídas, un parador en el tiempo.

Un abrazo!

*Sechat* dijo...

Gracias Carlos, viniendo de ti esas palabras cobran más valor. GRACIAS. Te leo.

P.D.: alguna vez he intentado definir la palabra microrrelato y no daba con la definición perfecta, así que si me lo permites, adoptaré la que acabas de facilitarme tú ahora, porque me parece estupendamente acertada.