29 septiembre 2009

EN EL METRO

 Bilbao, 19 de septiembre del 2009

Nos miramos por un instante. No puedo disimular mis pensamientos: eres muy guapo a pesar de tu aspecto de chico duro enfundado en cuero y en pantalones negros raídos, tampoco tu peculiar pulsera  de hierro que bien podría adornar el cuello de algún perro, desmiente tal idea. Miro divertida mi chupa de cuero verde con la que me visto cuando me apetece jugar a ser más moderna de lo que soy.

Viajas sentado en la misma dirección en la que vamos, yo a varios asientos de distancia lo hago de espaldas a nuestro recorrido.

Te dispones a bajar cuatro paradas antes que yo. Ya junto a la puerta y en pie a mi lado, los vagones y la estación se quedan a oscuras. La gente protesta y grita asustada. Las luces de emergencia fallan también y alrededor sólo hay tinieblas. Desconfiada agarro mi bolso con fuerza. Al hacerlo noto unos labios posados en los míos. Apenas un roce que me devuelve la alegría.

La luz regresa y se abren las puertas, pisas el andén, miras hacia atrás y descubro en tu rostro una mancha de carmín que antes no existía. 






Si te gusta lo que lees aquí, disfrútalo por favor desde el blog, pero no lo copies. Puedes leer más escritos míos en mi otra bitácora: www.mimundomiburbuja.blogspot.com Respeta mi propiedad intelectual. Gracias.

6 comentarios:

Felix Casanova Briceño dijo...

Son esos momentos mágicos que te suceden en la vida, son sorpresas mágicas, son momentos sensuales y soñados. Me gustó mucho. Saludos

Onminayas dijo...

¡Ay, el amor! Que sensacion mas hermosa mientras perdura...

Besos.

Anónimo dijo...

Ainnn qué romántico!!!
Pero es tan tan difícil qué suceda algo "asín de potito".
Muchos besotes desde Fuenla y hoy me tienes que contar qué es eso del miércoles.
(¿o es esto?)

*Sechat* dijo...

Mo: ¿Quién te ha dicho a ti que cosas así no suceden en la vida real? Besos

Maat dijo...

A mi me gustaría que me ocurriera algo así!!! :)

Un besote (en la mejilla ;P )

Carlos dijo...

Haces grande al género de los microrrelatos!

Lo de valor no se hallaba en el bolso. Es genial que sucedan momentos así.

Un abrazo!