20 octubre 2009

La chica de la lira

La encontré totalmente desnuda, arrinconada en un callejón maloliente junto a cartones y bidones de metal. Estaba sentada, con la espalda contra la pared y el tronco replegado hacia las piernas que tenía juntas en el suelo y extendidas.

20080328161226-245370-38b84kd8tji3qmyjxmckrn35nfu5bv-4d6a6d399dffd55e1222eb-h015818-l

Su voz me había llegado hacía unos minutos, y mis oídos se enamoraron al instante de su cadencia. Deseoso de conocerla, deambulé por los sitios menos recomendables de la ciudad hasta que di con ella.

             

Cuando atravesé aquella arcada, en la acera opuesta del convento, supe intuitivamente que ella estaría allí, al otro lado. También supe de antemano adivinar su figura grácil y el color rubio de sus cabellos.

 

Para lo que no estaba preparado era para aventurar que el sonido de aquella lira brotase de seis de sus hermosos cabellos, largos, lisos y sedosos que ella tenía sujetos con los dedos de sus pies de manera elegante. Aquellos filamentos de oro que salían de su cabeza, de tan rubios, según el ángulo desde el que se los contemplase, parecían invisibles.

7 comentarios:

no comments dijo...

Lindo, lindísimo microrelato. El cabello de esa mujer, instrumento musical de cadencias que enamoran.

Un saludo indio

*Sechat* dijo...

Gracias no comments. La verdad es que en mi imaginación había más detalles de los que he conseguido plasmar, pero me agrada saber que te ha gustado. Un abrazo.

Fidel dijo...

Nunca me dejas de sorprender!! Porque los relatos son geniales =)

Anónimo dijo...

Muy chusli, vaya imaginación.
Entre llamada y llamada no puedo extenderme demasiado, pero voy leyendo lo que me llega poco a poco.
Besitos desde Fuenla

Onminayas dijo...

Si escribir bien es todo un arte, aún lo es más gozar de una prodigiosa imaginación. Enhorabuena, amiga Sechat: tú consigues las dos cosas sin aparente dificultad.

Besos.

salvadorpliego dijo...

Bonito ese cierre. Me gusto bastante. Te felicito por estas letras.

Saludos.

Metalsaurio dijo...

vaya cambio psicodélico en la plantilla del blog, jaja!