19 octubre 2009

LA NOCHE




La noche llegó de repente
oscura... maldita y sombría
y trajo consigo aliento de muerte.

Atada a su espalda estaba
la luz amarilla del día
anudada en hatillo de viaje
para que no derrochase
su desbordante alegría.




Si te gusta lo que lees aquí, disfrútalo por favor desde el blog, pero no lo copies. Puedes leer más escritos míos en mi otra bitácora: www.mimundomiburbuja.blogspot.com Respeta mi propiedad intelectual. Gracias.

Nota: La foto es de Sandra Losada para www.flickr.com

4 comentarios:

AdR dijo...

El principio es... apocalíptico, pero la segunda estrofa es una delicia. Atar una luz a la espalda...

:)

Besos

*Sechat* dijo...

Gracias Adr, mis sudores me cuesta escribir versos, aunque sean más bien malos, pero si consigo que a alguien le gusten en parte. Ya me doy por satisfecha. Un abrazo.

Onminayas dijo...

Pobre, noche: como la has satanizado, jajajaj... Pero valió la pena para leer tus versos.

Besos.

*Sechat* dijo...

Onminayas: tienes razón, quizá me he excedido. No lo recuerdo, pero igual pasé una mala noche (ji, ji).