16 noviembre 2009

CUESTIÓN ANIMAL

Del agujero asomó un ratoncillo mirándole con ojos tiernos, pero ni él sabía qué era una mirada tierna, ni podía evitar que la naturaleza siquiera su curso: "Los gatos cazamos ratones", le habían repetido desde pequeño. Ya era hora de poner en práctica todo lo que había aprendido en la "Escuela para gatos con transtornos de la alimentación".






Si te gusta lo que lees aquí, disfrútalo por favor desde el blog, pero no lo copies. Puedes leer más escritos míos en mi otra bitácora: www.mimundomiburbuja.blogspot.com Respeta mi propiedad intelectual. Gracias.

5 comentarios:

Montxu dijo...

Interesante relato...


Muxus

Onminayas dijo...

Como te quedó un final abierto, permíteme que salve al ratón: a mí sí que me conmovió aquella tierna mirada...

Besos, Sechat.

*Sechat* dijo...

Gracias Montxu, musus también para ti.

Onminayas: yo también lo quería salvar, pero eso queda a la elección de cada uno ;)

meg dijo...

Delicioso el pequeño cuento. Lo más sorprendente es crear un gato con trastornos en la alimentación. Felicidades. Acabo de descubrirte en Blogconeñe, y ya me he adherido.

*Sechat* dijo...

Gracias Meg. La verdad es que soy nueva en lo de los microrrelatos, pero es un estilo que me gusta mucho. Me agrada ver que el resultado gusta. Un abrazo.