16 noviembre 2009

¡VAYA MUNDO DE LOCOS!


El asesino huyó de la casa (estando los cuerpos de sus vícitimas aún calientes) con un libro de poemas en sus manos; en cambio el poeta lo hizo casi simultáneamente por otra de las puertas de la casa, llevando consigo el puñal del asaltante para poder usarlo en sus versos y llenarlos de realismo.










Si te gusta lo que lees aquí, disfrútalo por favor desde el blog, pero no lo copies. Puedes leer más escritos míos en mi otra bitácora: www.mimundomiburbuja.blogspot.com Respeta mi propiedad intelectual. Gracias.

2 comentarios:

Daniela dijo...

Hola, estoy apenas leyéndote, me gusta tu estilo y esta pequeña historia me pareció genial. Voy a continuar un poco...

¡Saludos!

*Sechat* dijo...

Gracias Daniela. Por cierto me encanta tu avatar. Un abrazo.