19 enero 2010

Noria de pensamientos

Subo y bajo por el extrarradio de mis pensamientos a la velocidad del rayo, con miedo por si el destino te convierte en la piedra invisible que me haga tropezar con tu recuerdo que tanto me afano en enterrar, o te convierte en la baldosa rota que moje mi pantalón con el agua de tu inolvidable sentido del humor.

1 comentario:

*Sechat* dijo...

Quizá sea un poco complicado de entender, simplemente pretendía dar salida al tumulto de recuerdos y de palabras que se agolpan en mi cabeza y a ese revoltijo de sentimientos encontrados que se desvelan por momentos: tan pronto te odio, como te adoro.

Un abrazo.