02 junio 2010

Los ojos amarillos de los cocodrilos

  • Título: LOS OJOS AMARILLOS DE LOS COCODRILOS.
  • Autora: Katherine Pancol.
  • Editorial: La esfera de los libros.
  • Páginas: 552.




Anteayer pasé la última página de este libro y he de confesar que la frescura con que cuenta la autora los pormenores de los diversos personajes (en su mayoría mujeres), me resultó atractiva desde el primer momento. Su portada con un dibujo un tanto naif, contribuyó a ello sin duda.

El final más abierto de lo que yo esperaba, deja entrever una posible continuación, pero aunque seguramente la acabaría leyendo, dudo mucho que me guste tanto como ésta primera entrega.

Josephine vive en Francia con su marido y sus dos hijas. El matrimonio se ha hecho a la rutina y ha perdido la pasión de antaño. Eso acaba agotando la relación de pareja y optan por vivir sus propias vidas. Josephine, lleva muy mal al principio la ruptura, pero poco a poco va cobrando confianza en sí misma y logra objetivos inimaginables para ella en su etapa anterior.

El lenguaje es fresco y sencillo. Hay personajes tremendamente opuestos con los que sin embargo uno se puede ver reflejado de forma alternativa. Se nos habla de las relaciones entre madres e hijos, hombre y mujer y sobre todo de las decepciones de la vida y como afrontar el día a día. Una novela existencialista o lo que es lo mismo sobre la condición humana, que nos arrancará alguna que otra sonrisa y algún que otro mohín desdeñoso ante la ingenuidad de la protagonista en determinados momentos. Resulta paradójico descubrir la seguridad de los personajes  de Hortense, la hija mayor, y de  Iris la hermana de la protagonista siendo personas tan cercana a ella y como ambos personajes demuestran un aplomo y un arrojo que Josephine no tiene. Tras la lectura surge la pregunta inevitable sobre qué influye más en nuestro carácter: si el entorno y la educación o la genética.

El libro es ameno y entretenido. Nada pretencioso. El inconveniente que veo es, que algunos diálogos me parecen un tanto forzados, pero pienso que se deba más a un fallo de traducción que a la idea original de la autora francesa. Una lectura interesante.


 
Si te gusta lo que lees aquí, disfrútalo por favor desde el blog, pero no lo copies. Puedes leer más escritos míos en mi otra bitácora: www.mimundomiburbuja.blogspot.com Respeta mi propiedad intelectual. Gracias.

3 comentarios:

*Sechat* dijo...

Lo compré el Día Internacional del libro. Fue por tanto, uno de los cuatro libros con los que me vine a casa y el primero que he acabado de ellos. Creo que puede ser un libro interesante para el verano y pasar un rato agradable entre sus páginas. Un abrazo.

AdR dijo...

Suena interesante, pero tengo tanto por leer que tengo que contenerme, o acumularé más de lo que puedo leer en la vida.

Las malas traducciones no hacen justicia a los buenos libros.

*Sechat* dijo...

AdR:

Me identifico plenamente contigo, en eso de que se me acumulan libros y lecturas y mi vida por más larga que vaya a ser tendrá un límite para poder abarcar tanto (ji, ji). Quizá por eso soy una lectora tan impaciente y acostumbro a tener varios títulos a la vez casi siempre. Es la forma más rápida que se me ocurre para engañar un poquito al tiempo.

Besotes.