08 julio 2010

EN MEMORIA DE MADDI




Me pierdo tras la huella de tu muerte y bajo mis pies surgen abismos y monstruos que me asustan menos que tu ausencia. La madrugada salvaje te robó de nuestro lado y brindó al cielo el mejor y más precioso de los ángeles. No hay consuelo, no hay salida.

Tu cuna, antes lecho de rosas, se ha convertido en un catre inmundo que absorbe nuestra alegría y esperanza, escupiendo desde su rincón flores marchitas que inundan el aire y lo hacen irrespirable. La locura se abate sobre nosotros y torna en ancianos los ojos de tu madre. 

Nuestros cuerpos son ahora la cárcel sombría e inhóspita de un mañana que no queremos vivir, pues se revela como la pared espartana de un muro de piedra nacido de la misma soledad que tu partida provoca. Celda manchada de sangre es cada latido de nuestros abatidos corazones. Y nunca las risas de otros niños se me clavaron en el pecho como punzantes alfileres, convirtinéndome en muñeco budú, ni la palabra: "princesa" se convirtió en la espita de pesadillas tan extremas.






Si te gusta lo que lees aquí, disfrútalo por favor desde el blog, pero no lo copies. Puedes leer más escritos míos en mi otra bitácora: www.mimundomiburbuja.blogspot.com Respeta mi propiedad intelectual. Gracias.

3 comentarios:

*Sechat* dijo...

No importa si gusta o no, si se entiende o no, si está mal redactado o bien. Sólo quería plasmar lo que estamos viviendo estos días en mi familia. Es un mero desahogo.

Anónimo dijo...

Besos desde Fuenla para todos y mucha fuerza.
No puedo decir mucho más de lo dicho en "Cazadores...".
No sé en cuál desahogas mejor ese dolor indescriptible y cruel.
BESOS.

*Sechat* dijo...

Gracias, Moni, necesitaba descargarme un poco. Besazos.