17 mayo 2011

Amor mudo


Busco títulos y subtítulos
entre las lágrimas
que cuelgan en tus pestañas
tratando de descubrir palabras como
pasión,
o amor,
pero sólo responde el silencio
de unos ojos que no me reconocen
y desfiguran con el olvido
aquello que sólo estaba
sin género de dudas…
construido en mi cabeza.

7 comentarios:

*Sechat* dijo...

¿Cine mudo? ¿amor mudo? Se entrecruzan en este poema. El amor está plagado de gestos que hay que saber interpretar... hay que leer entre líneas. Un abrazo.

Mercedes dijo...

Cuando el amor no sabe leer entre líneas, comienza el fin...

Besos.

*Sechat* dijo...

Saludos, Mercedes, dices bien... si no se saben interpretar los gestos de afecto y ternura es porque esa relación no fluye como debiera. Besos.

Esther dijo...

A veces he pensado que sería interesante un libro de esos, que te expliquen en profundidad, el significado de cada gesto de las personas. Así, a lo técnico... Así, como las palabras, palabras son, sería un suplemento más fiable de información. Porque pueden mentir las palabras pero, los gestos, no tanto. Sí, lo he pensado pero, nunca me he puesto en la labor seria de buscar y no lo he encontrado a mano. Si alguna vez te da por ahí y te enteras de algo, nos lo chivas ¡Je,je!

De lo otro... qué decirte, que más vale que nos vayamos acostumbrando. ¿Es malo acostumbrarse a no esperar nada de nadie? No sé... las ilusiones duelen mucho cuando te hacen subir y luego bajar, como un castillo de naipes. No repetiré, el mismo cuento de siempre, porque yo lo pensé hace tiempo pero, sería muy aburrido; creo que hasta ponerlo por ahí, ya me cansa a mí pero, hace años que yo mantengo la misma opinión. Ojalá alguien pudiera cambiármela o por lo menos, no verlo todo tan oscuro pero, me temo que es casi imposible. Unos lo llaman negatividad. Yo lo llamo realismo.

Saludines :)

Carmela dijo...

Incluso no hacen falta palabras...
Biquiños guapa.

*Sechat* dijo...

^^ Estoy contigo, Esther, se precisa un libro de instrucciones para ver la puñalada trapera antes de tiempo.

Besotes, guapa, y ¡arriba ese ánimo!

*Sechat* dijo...

Es verdad, Carmeliña, hay veces que sobra toda expresión verbal para dar a entender a quién se quiere.

Besotes.