11 agosto 2011

TIERRA, TRAGÁTELOS


Este relato surge a partir de un título que nos ha propuesto hoy mismo, Víctor, en el foro. Lo he escrito a vuelapluma confío en que os agrade. Un abrazo.


TIERRA, TRAGÁTELOS

Estoy más muerta que viva, gracias a la ceguera de todo un pueblo que ha pagado con desdenes todos mis esfuerzos por aclarar la verdad de aquello días. Cuando camino por las calles siento que cuchichean sobre mí, y el adobe de la más humilde de las casas se me antoja un paraíso, porque se me han negado la ternura y la compasión, pero sobre todo la palabra. Nunca hasta ahora había conocido el peso del silencio cuando no se busca y me aterra comprender que si mi buen Dios no lo remedia, será así como acabe mis días. Tratada como una alimaña.

Ni nuestro buen cura que predica a sus fieles desde el púlpito en la iglesia la capacidad del perdón, es capaz de seguir sus propios consejos. Por más que trato de congraciarme con ellos o de explicar que el incendio no lo provoqué yo, sino que fue consecuencia de la cólera de la señora, nadie osa escucharme.

Son cientos, si no miles, las veces que he tratado de expurgar mi impuesto pecado para ser readmitida entre ellos, pero la señora tiene tanto poder en la aldea que hasta el mismísimo alcalde se doblega ante ella.

He pasado muchas noches en vela, creyendo que en la oscuridad de la noche alguien pudiera tomar la justicia por su mano y acabar conmigo, pero por el momento ese temor es infundado. Desconozco aún los motivos por los que nadie ha dado aún ese paso, pero juro que estaré preparada para cuando llegue ese instante. Si es preciso, una vez me hayan muerto, viajaré desde el mismo infierno para que se sepa la verdad y comprendan el mal que me han ocasionado por tanto tiempo sin motivo. Será su misma conciencia la que les asfixie y les convierta en despojos. Ellos serán los auténticos pecadores y sí todas nuestras almas serán corruptas entonces... pero mi honor estará vengado.





Si te gusta lo que lees aquí, disfrútalo por favor desde el blog, pero no lo copies. Puedes leer más escritos míos en mi otra bitácora: www.mimundomiburbuja.blogspot.com Respeta mi propiedad intelectual. Gracias.

2 comentarios:

Esther dijo...

Qué chulo, Sechat :)

No sé si habrá algo peor que el peso de la conciencia, creo que pocas cosas o según cómo se mire pero, sin duda, un gran peso.

Ya que llego en horas de domingo, buen comienzo de la semana :)

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄ƷSechatƸ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ dijo...

Gracias, Esther, te deseo lo mismo. Por mi parte, no podrá empezar mejor, puesto que me marcho de vacaciones. Besotes, guapa.