06 noviembre 2011

SOMBRAS DE OTOÑO


¡Qué desastre! Tenía hace días terminado este relato para presentarlo en el reto general abierto (en el foro) y casi se me pasa el plazo para participar. En fin, aquí lo cuelgo para que lo leáis, destripéis o lo que os apetezca.




SOMBRAS DE OTOÑO


13 de noviembre del 2010
4:00 a.m

Ebrio totalmente le costó reaccionar. Aquello no era un gato como había pensado, sino una muchacha. Vestía como una fulana más de aquella parte de la ciudad. El pelo enmarañado y sucio, cubierto de hojarasca y barro lo mismo podría ser rubio que pelirrojo, porque un charco de sangre empapaba completamente la cabeza de la pobre chica. Corrió espantado hasta la cabina más cercana y con voz temblona habló por teléfono.


12 de noviembre del 2010
22:51

Aquella boquita rosada y sensual parecía incompatible con las rodillas infantiles o el uniforme escolar de quien vagaba todavía por el interior de sus pantalones. Notó de nuevo una fuerte erección. No hicieron falta más señales. La niña de mirada angelical saltó como un muelle y volvió a ejercer de puta resabida. Frotando, acariciando y mordiendo el miembro hinchado, hasta que sacó todo el jugo posible de su interior. Pero en esta ocasión el choque no se limitó al uso de boca y manos.            
Se sentía pletórico y extenuado. Dios y monstruo. Consciente de que habría un antes y un después de aquel maravilloso encuentro con aquella pequeña furcia rubia que aún se relamía viciosa. Un fuerte dolor en el pecho por apenas unos segundos le asustó, aunque fingió normalidad ante ella.



13 de noviembre del 2010
0:48
(Comisaría de Fuencarral)

La denunciante, menor de edad, atestigua haber mantenido relaciones sexuales con la víctima de forma voluntaria, minutos antes del suceso. Asevera que era el primer encuentro de este tipo entre ellos. Se muestra trastornada y asustadiza, como cabe esperar.
La chica pidió al fallecido acercarse hasta una gasolinera para ir al baño. Aparcaron en la parte trasera. Cuando regresó al utilitario, el hombre yacía muerto con un fuerte golpe en el lado izquierdo de la cabeza. La guantera se encontraba abierta y desordenada. Desde la cabina del local se hizo la llamada a los servicios de emergencia. Las cámaras exteriores no grabaron nada, pues llevaban varios días estropeadas.
Dadas las circunstancias tan especiales, tras su declaración, se opta por escoltar a la chica que responde a las siglas de A. R. M., hasta la parada de taxi más cercana (se niega a ser acompañada a su domicilio por una patrulla y firma tal petición).
En cuanto al varón, responde a las siglas de V. P. G., y estaba casado. Estamos tratando de localizar a su esposa para comunicarle la noticia.


13 de noviembre del 2010
03:20 a.m
(Tras bajar del taxi)

 “¡Hola, gatita! Ni se te ocurra gritar, si sabes lo que te conviene. ¿Te apetece un paseo por el parque? En otoño está especialmente hermoso.
Nunca pensé que V., me traicionaría de esta manera.  Siempre he sabido que no abandonaría a su mujer, pero compartirlo con mocosas como tú es demasiado. ¿Asustada? No te preocupes, tú, yo y mi verga jugaremos un ratito, aunque no eres precisamente mi tipo… ya me entiendes. Luego ya veré qué hago.”










Si te gusta lo que lees aquí, disfrútalo por favor desde el blog, pero no lo copies. Puedes leer más escritos míos en mi otra bitácora: www.mimundomiburbuja.blogspot.com Respeta mi propiedad intelectual. Gracias.

1 comentario:

Esther dijo...

Increíble relato. Hay algo que no acabo de encajar ahora, a estas horas pero, debo de ser yo. Me ha encantado. Desde luego, tu ingenio es único :) ¡Un gran aplauso!